Plataforma SIRCAD

Plataforma SIRCAD

La plataforma del Sistema y Registro de Consulta y Administración de Datos (SIRCAD) es un recurso vital para poder administrar todas las becas media superior que existen actualmente, así como las nuevas que van saliendo año tras año de parte de la SEP y es preciso que todos los alumnos conozcan acerca de él, puedes encontrar una guía muy extensa en esta página sobre el SIRCAD.

¿Qué es SIRCAD?

De manera un poco simple, SIRCAD puede ser definido como un software o aplicación web capaz de administrar las solicitudes de Becas del gobierno de educación media superior, desde bajas, altas, nuevas becas, modificaciones, comunicados, etc.

¿Cómo era antes del Sistema Registro, Consulta y Administración de Datos?

Antes de existir SIRCAD, la información era guardada aquí y allá, es decir, parte de la información sobre los programas de becas de educación media superior se guardaban en un lado, luego si salía una beca, esta se guardaba en otro lado y ni se diga si con el tiempo cambiaba una beca, era un problema enorme poder hacer la actualización sin tener que corromperse algunos datos.

Ahora bien, para lanzar un comunicado, tenían que mandarse cientos de miles de correos a cada destinatario, lo cual era una tarea bastante grande de llevar a cabo, además de que no a todos les llegaban los comunicados, lo cual la información a comunicar llegaba muy tarde y en muchas ocasiones era más trabajo el tener que realizar correcciones sobre las becas.

Quizá eran tantos los problemas que existían, como inconsistencia de la información, así como un desorden enorme y mucho trabajo manual, por eso fue que se pensó en un sistema capaz de llevar a cabo todas las tareas, pero manteniendo la integridad de la información, fue entonces cuando surgió SIRCAD.

Funcionamiento del SIRCAD

Básicamente cuando surge alguna convocatoria de beca, el alumno o estudiante interesado en algún programa de beca, lo único que tiene que hacer es básicamente registrarse en el SIRCAD, llenar todos los datos que se le piden, validar su registro mediante un link que llega a su correo electrónico, iniciar sesión en el SIRCAD, elegir un módulo de beca, posteriormente llenar una encuesta socioeconómica, enviar la solicitud de la beca y finalmente esperar a que se publiquen los resultados.

Como pueden ver la tarea es sumamente sencilla y muy fácil de realizar, pueden ver esto con total detalle en el link que les dejamos más arriba.

¿Por qué las autoridades promueven la tramitación del RFC?

¿Por qué las autoridades promueven la tramitación del RFC?

Año tras año, las autoridades mexicanas promueven, a través de diferentes plataformas comunicacionales, la tramitación del Registro Federal de Contribuyentes por parte de los ciudadanos. Y es el que RFC, como se le conoce popularmente gracias a sus siglas, es el principal mecanismos para que los entes gubernamentales competentes puedan velar por el fiel cumplimiento de las responsabilidades fiscales, es decir, de los pagos de determinadas cantidades de dinero correspondientes a los impuestos.

México, un país con una impresionante densidad poblacional, necesita de los impuestos para mantener sus tradicionales parámetros económicos, que no siempre resultan placenteros de la sociedad. Y es que, nada más o nada menos, de los ingresos fiscales depende más del cincuenta por ciento del presupuesto anual de la nación, la décimo segunda más habitada del planeta al contar con 127.6 millones de habitantes dentro de sus fronteras, según el último censo oficiales, realizado en los meses finales del año 2016.

Mecanismo de control

Dicho esto, básicamente, gracias al Registro Federal de Contribuyentes las autoridades mexicanas pueden tener, a ciencia cierta, un panorama de quiénes tienes responsabilidades fiscales en el plazo inmediato y quiénes podrían tenerlas en un futuro cercano. La idea, claro está, es limitar a un margen casi ínfimo la evasión de impuestos, aunque para esto también habría que acabar con clandestinas asociaciones entre diferentes actores, tanto gubernamentales como privados, que no son más que mera corrupción.

Como en la gran mayoría de las naciones, el sistema para definir los montos de impuestos para los ciudadanos no es lineal. Es decir, cada persona debe asumir responsabilidades fiscales que vayan a concordancia con su nivel de ganancia anual y sus patrimonios. Por supuesto, hay personas que están exentas de estas declaraciones al percibir bajas cantidades de dinero por la actividad económica que desempeñan.

Requisito indispensable

¿Si el RFC me va a exigir pagar mis impuestos por qué me conviene sacarlo? Esa es una de las preguntas frecuentes en torno a este indispensable documento. Claro está, se debe realizar para actuar en el marco de las leyes de la nación azteca. Además, el Registro Federal de Contribuyentes es un documento indispensable para crear empresas o trabajar, es decir, sin él no se pueden llevar a cabo actividades económicas de una manera lícita. En pocas palabras, quien no lo posea no está autorizado para recibir dinero como remuneración a una determinada labor o negocio.

Todo sobre el popular RFC mexicano

En México, debido a sus gran densidad poblacional, las autoridades promueven, a través de diferentes plataformas comunicaciones, que sus ciudadanos y residentes legales tramiten diferentes documentos fundamentales para la vida en el país, el décimo segundo más poblado del mundo con 127.6 millones de habitantes según el último censo de carácter oficial, que se efectuó  en los meses finales del año 2016.

Uno de esos documentos indispensables, sobre todo para la estabilidad financiera de la nación, pese a que esto no siempre se alcanza, es el Registro Federal de Contribuyentes, conocido popularmente como el RFC gracias a sus siglas. Este instrumento, básicamente, permite que se reduzca exponencialmente el índice de evasión de impuestos, que históricamente en la nación azteca ha sido alto, a pesar de los diferentes esfuerzos de factores gubernamentales y de la sociedad civil.

Y es que, según estadísticas oficiales, más del 50 por ciento del presupuesto anual de la nación depende de las declaraciones de impuestos. Este índice, por supuesto, ha llegado a ser mucho mayor en determinados años, sobre todos en aquellos en que otras actividades fundamentales, como la exportación de crudo, ha estado por debajo de los niveles tradicionales de un país que, como es harto sabido, tiene repetitivos problemas económicos que han derivado en que más de la mitad de su población viva en condiciones de pobreza.

Totalmente obligatorio

De hecho, el Registro Federal de Contribuyentes es un documento de carácter obligatorio para todo aquel que desea realizar actividades económicas dentro del territorio mexicano, incluso si es extranjero. Y es que México, además de caracterizarse por tener una gran diáspora, especialmente en el vecino país Estados Unidos, recibe a millones de migrantes de diferentes partes del mundo cada año, sobre todo en localidades que suelen estar por encima de los promedios de la nación en porcentajes de bienestar sociales, como la ciudad de Guadalajara, por ejemplo, en el estado de Jalisco.

En la imponente capital Ciudad de México, uno de los centros urbanos más poblados del planeta con unos 20 millones de habitantes, también hay mucha inversión de actores extranjeros que, además de contar con un determinado tipo de visado, han de tramitar e imprimir su RFC con homoclave.

Incluso, el RFC puede ser tramitado por todas aquellos menores de edad, pero mayores de 16 años, que realicen actividades económicas, al menos, durante más de un mes continuos. Este grupo, claro está, no tiene responsabilidades fiscales, aunque son considerados potenciales contribuyentes.

¿Qué organismo es el responsable del RFC?

Para las autoridades mexicanas, el Registro Federal de Contribuyentes, conocido popularmente como el RFC gracias a sus siglas, es uno de los documentos fundamentales para el bienestar financiero de la nación, ya que permite tener un fiel archivo de quienes cumplen con los parámetros tradicionales para ser considerados en los periodos de declaración de impuestos, una fuente de ingresos importante para la gigantesca nación del norte de América.

El servicio de Administración Tributaria de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público es el organismo que tiene la importante responsabilidad de velar porque todos los ciudadanos que realizan actividades económicas dentro del territorio mexicano hayan tramitado con anterioridad el RFC. De esta manera, básicamente, se reduce de manera exponencial el índice de evasión de impuestos, un flagelo doloroso para toda nación, ya que reduce su presupuesto anual.

Este organismo, además, es encargado de realizar los estudios económicos pertinentes a cada uno de los tenedores de Registro Federal de Contribuyentes. A partir de allí establece quienes cumplen con los parámetros preestablecidos declarar y quiénes no. Aquellos que quedan exentos de responsabilidades fiscales, son considerados potenciales declarantes en el futuro cercano.

¿Cómo se tramita?

El Registro Federal de Contribuyentes, básicamente, puede tramitarse de dos maneras: De forma presencial o a través de la Internet. En ambos casos, el proceso suele ser bastante rápido, aunque esto depende de la dependencia del servicio de Administración Tributaria de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público en que se ejecute la solicitud, ya que algunas son mucho más concurridas que otras.

Por la Internet, en cambio, la rapidez la determinará la calidad de la conexión. En este mecanismo, esencialmente, debes llenar un formulario con todos tus datos para que el sistema emita el RFC, que debe ser reconocido por las diferentes autoridades a lo largo y ancho del territorio de México, el 12do país más poblado del mundo con 127.6 millones de habitantes según el último censo e carácter oficial, realizado a finales del año 2016.

Los requisitos para tramitar el Registro Federal de Contribuyentes, lógicamente, varían dependiendo del estatus del solicitante. Y es que este documento no es exclusivo para aquellas personas que nacieron dentro de las fronteras de México. También lo pueden tramitar extranjeros con residencia definitiva o visados especiales y, por supuesto, aquellos que optaron, de manera positiva, por la naturalización. Esto, básicamente, determina los tipos de recaudos a consignar.